En la anterior entrada vimos la parte teórica de la elección del título. Sé que leer del tirón toda esa parrafada puede resultar aburrido, pero de verdad que merece la pena. Son cosas básicas que tenemos que saber si queremos transmitir nuestro contenido satisfactoriamente. Cuando terminemos con la teoría prometo algo más divertido relacionado con el diseño de entradas, ¿vale?

* Ver la entrada anterior *

Hoy vamos a ver otro punto de vital importancia:

redacción, estilo y ortografía

Párrafos cortos. Muy importante. Escribe tu entrada de un tirón, tal y como te venga a la cabeza. Deja que tu creatividad fluya libremente y expláyate con cada detalle. Deja reposar el escrito o la entrada… y vuelve a ella. Léela las veces que haga falta y divídela en párrafos cortos, de tres a cinco líneas, sin que pierda sentido. Es mucho más sencillo de leer y tu lector te agradecerá el tiempo que inviertas en esta tarea.

Separa el grano de la paja. En pocas palabras, elimina todo el contenido adicional que hayas añadido cuando estabas inspirado. Pule tu entrada hasta que trate sobre el tema central que has escogido. Si crees que alguno de los temas secundarios que has retirado es lo suficientemente importante y guarda relación con la entrada actual, menciónalo de pasada y programa otra entrada para tratar ese tema. Además de perfeccionar tu entrada del día, tendrás tema para la siguiente.

Elige el tono que vas a usar y hazlo durante toda la entrada. Formal, informal, cercano, desenfadado, analítico… Todo sirve. Pero es aconsejable ser coherente para no despistar al lector. Recuerda que no son tus amigos de toda la vida, esos que pillan tus indirectas a la primera y saben por donde vas.

Haz listas originales como éstas para amenizar la lectura. Esto ya lo hemos hablado en otras entradas. Es importante dejar respirar al lector. No amontones palabras en párrafos kilométricos. Usa tablas como las que vimos en esta entrada para dar color y dinamismo a la lectura, utiliza negritas, cursivas, colores, intercala imágenes. Y, sobre todo, no olvides dejar párrafos en blanco. Sobre todo si tus entradas tienen más texto que fotos, como ésta que estás leyendo.

Cuida la ortografía. Recuerda que tus lectores no te oyen, te leen. ¡No les dejemos ciegos! Lo tienes muy fácil, puedes usar el corrector de Blogger como vimos en la entrada sobre los títulos. Una ortografía cuidada transmite seriedad y atención en lo que se hace. A veces, cuando escribimos con el móvil (yo me incluyo) nos comemos las tildes y acortamos palabras… pero en el teclado del ordenador no tenemos excusa.

En resumen, dedícale tiempo a la redacción de tus entradas, cuídalas y léelas las veces que haga falta antes de darle a Publicar. Si eso conlleva que publiques una vez a la semana, en vez de tres, no te agobies por ello, recuerda la máxima más importante en el mundo blogger (yo, al menos, la defiendo a capa y espada):

Calidad sobre Cantidad

En la próxima entrada hablaremos sobre la importancia de las imágenes y videos a la hora de diseñar una entrada manteniendo la armonía con el texto.

¿Qué más añadirías a la lista? ¿Cuales son tus directrices a la hora de crear tus entradas?



Suscríbete a mis entradas por email ¡para no perderte nada!

♥ Las recibirás en tu bandeja de entrada el mismo día que sean publicadas ♥

Te encantará:

The following two tabs change content below.
Mamá, emprendedora y bloguera a tiempo completo. Ayudo a otras mujeres y madres soñadoras a emprender un negocio online de éxito para encontrar el equilibrio entre su vida personal y profesional.

Pin It on Pinterest

Share This

COMPAGINA TU VIDA PERSONAL Y PROFESIONAL

CURSO-GUÍA GRATIS DE 5 DÍAS PARA MAMÁS EMPRENDEDORAS

¡Bienvenida! Ahora revisa tu correo ;)