Problemas en el Paraíso

Me han vetado. Sí, así, como suena. Una bloguera a la que admiraba, me ha pedido que no interactúe en sus redes sociales ni en su blog, solo porque no he cedido cuando me ha contado aspectos negativos de otra bloguera con la que también tengo relación. Es un problema ajeno a mí, algo entre ellas, pero parece que la blogesfera no es color de rosa.
Esto no es un tutorial, sino un artículo de opinión. Este hecho me ha dejado bastante “tocada” y quiero compartirlo contigo para conocer tu opinión. Tus experiencias y pensamientos pueden ayudarme mucho a saber qué es lo que está sucediendo en el mundo blogger para que problemas de terceros acaben afectando a otros. Por eso publico en miércoles, que no hay nada programado.
No voy a dar nombre ni quiero que ésto se convierta en una patio de vecinos, tampoco quiero insultos ni faltas de respeto. Solo opiniones para ver si yo estoy loca, soy demasiado confiada con la gente o me he equivocado al querer mantenerme al margen. Me gustaría mucho saber qué hubieras hecho tú en mi situación y si compartes o no mi forma de pensar.
Yo soy de ese tipo de personas que suelen confiar en que la gente no actúa con mala fe. También opino que uno de los aspectos negativos de internet es que no hablamos cara a cara con nuestro interlocutor, por eso, factores importantes de la comunicación se pierden (gestos, tonos de voz, miradas…) y pueden ser malinterpretados.

Creo que el tema de la “copia” se está llevando a unos límites excesivamente alarmantes. Hay personas con amplios conocimientos sobre un tema que los comparten gratis, porque es su pasión y les apetece, y otros profesionales que hacen de esos conocimientos su forma de vida y ofertan sus servicios. Yo misma soy un claro ejemplo de ello. En este blog ofrezco tutoriales y freebies, en mi otro blog de diseño; mis servicios de diseño gráfico. Creo que no hay nada malo en ello y ambas formas de llevar un blog son respetables.
Después de todo, la fuente de conocimiento de ambos tipos de blogs, son los estudios que cada una hayamos realizado, nuestras experiencias vividas y, como no, internet, donde hay todo tipo de información al alcance de cualquiera. El problema viene cuando sentimos que nuestra competencia puede afectarnos negativamente. Y ese punto es el que no entiendo.
Creo que en el momento en el que abres un blog, te expones a la crítica. Esto es así. Tanto negativa como positiva. Hay libertad de opinión y censurar a tus visitantes lo veo un acto innecesario. La competencia, desde mi punto de vista, debe ser tomada como algo positivo, un factor que nos ayuda a superarnos y a crecer, a ser honrados con nosotros mismos, transparentes y más productivos. Si no hubiera competencia, el mundo de los negocios sería un aburrimiento.

Y algo que no es recomendable es prohibir la interacción a uno de tus seguidores solo porque tiene algún tipo de relación con quien tú consideras competencia. Pienses o no que te está afectando negativamente, eso no afecta a tus seguidores, te afecta a ti. Involucrar a tus seguidores en ese tipo de “escenarios” lo veo totalmente incorrecto y de muy mal gusto. Decepcionante. Y poco ético. Aunque respetable, cada uno hace lo que quiere en su casa.
Una de las primeras cosas que te enseñan cuando haces un curso de Community Manager es a no vetar a tus seguidores, aprender a superar las crisis de manera interna, sin que ello afecte a terceras personas. Y pedir a uno de tus seguidores que deje de interactuar contigo si sigue manteniendo trato y trabajando con alguien a quien consideras “negativo para tu negocio”… me parece abrumador. No tiene nada que ver con los valores que estoy compartiendo contigo en la serie de entrada Como ser tu propio Community Manager.
Con ésto, no quiero criticar la forma de actuar de nadie, solo exponer mi punto de vista sobre este tema tan triste que he sufrido en mis propias carnes y que me ha afectado bastante. Me considero una persona confiada pero no manipulable. No me gusta meterme en asuntos que no me afectan directamente, creo que no son de mi incumbencia. Pero, sin comerlo ni beberlo, me he visto pagando las consecuencias de un enfrentamiento que nada tiene que ver conmigo. Ironías de la vida.
Por supuesto, yo no he accedido. Me he dejado vetar sin más. Ha sido una mala experiencia pero de todo se aprende en esta vida. Y quiero compartir lo que he aprendido contigo:


Haz siempre lo que sientas que debes hacer, nunca dejes que terceras personas influyan en tus decisiones porque, al final, la única que va a mirar por ti, eres tú misma.

Y cuando te dan a elegir, por ese simple hecho egoísta, no cedas. Haz lo que debas hacer y no te dejes manipular. Si eres transparente, sincera, honrada y natural, tienes la conciencia tranquila. No tienes porqué posicionarte ante una situación que realmente no tiene nada que ver contigo. En internet hay sitio para todos.

Si has pasado por una experiencia parecida, me gustaría mucho saber cómo te enfrentaste a ella y si saliste airosa, porque la verdad, sigo un poco “plof”. Estoy muy segura de la decisión que he tomado a pesar de las consecuencias sufridas, pero siempre te queda esa espinita clavada de si realmente has hecho lo correcto.



Suscríbete a mis entradas por email ¡para no perderte nada!

♥ Las recibirás en tu bandeja de entrada el mismo día que sean publicadas ♥

Te encantará:

The following two tabs change content below.
Mamá, emprendedora y bloguera a tiempo completo. Ayudo a otras mujeres y madres soñadoras a emprender un negocio online de éxito para encontrar el equilibrio entre su vida personal y profesional.

Pin It on Pinterest

Share This

COMPAGINA TU VIDA PERSONAL Y PROFESIONAL

CURSO-GUÍA GRATIS DE 5 DÍAS PARA MAMÁS EMPRENDEDORAS

¡Bienvenida! Ahora revisa tu correo ;)