Si este 2017 has decidido emprender, necesitarás una buena dosis de actitud positiva a la hora de poner en marcha tu proyecto.

Y para ello, necesitas centrarte en cuatro grandes áreas, que vamos a ver con detenimiento más adelante.

Con actitud positiva y claridad de ideas, lograrás conseguir tus metas y validar tu negocio. - piopialo

Powered by Vcgs-Toolbox

¿Estás preparada para lograr alcanzar el éxito este año con tu negocio?

Cómo ser positiva cuando inicias un proyecto

 

Actitud positiva

Es absolutamente necesario mantener una actitud positiva en todas las áreas de nuestra vida y más concretamente cuando inicias un proyecto. Para ello, vamos a centrarnos en varios puntos que debemos cuidar con muchísimo celo, para conseguir no decaer si se presenta un contratiempo.

Porque una actitud positiva tiene que reforzarse con estas claves, que sumándolas son la base del éxito.

 

Pensamiento positivo

De nada te sirve tener la mejor de las ideas si te deprimes a cada contratiempo que aparece. Pensar en positivo te ayudará a estar más receptiva ante cualquier obstáculo que se presente, y a conseguir con mayor porcentaje de éxito todas tus metas.

Puedes entrenar tu mente para tener un pensamiento positivo dando las gracias por las cosas buenas que te han pasado a lo largo del día (e incluso buscándolo) y evitando las frases negativas, utilizando su versión positiva. Ejemplo: Es mejor decir “he tenido la suerte de vender 3 cursos este mes, el próximo mes venderé más y voy a buscar qué es lo que ha fallado” en vez de “vaya faena, no he conseguido vender más de 3 cursos, seguro que lo estaré haciendo mal”.

 

Proactividad

De nada te vale pensar en positivo si no actúas en consecuencia. Por ello, necesitas ser proactiva y luchar por cada pequeño objetivo que te hayas marcado. A mayor actividad, mayor movimiento para tu proyecto y esto reforzará la consecución del éxito. Así que sal y busca tus ideas, tus metas y no te quedes parada.

Recuerda: si sales a por tus sueños, es muy probable que te acerques más a ellos que quien se queda sentada esperando a que lleguen caídos del cielo.

 

No rendirse

Hay quienes se rinden a las primeras de cambio. No te rindas. Es posible que puedan surgir problemas, muchísimos contratiempos o te quedes sin inspiración. Aprovecha estas circunstancias menos positivas para desconectar y descansar,  centrarte en ti misma y mimarte. Así lograrás volver con más fuerzas que nunca y lograr todo aquello por lo que estás luchando.

 

Claridad de ideas

Tener las ideas bien claras antes de montar tu negocio es primordial. Cuando inicias cualquier tipo de proyecto, ya sea online o físico, tienes que tener todo bien atado. Lo que no puedes hacer es lanzarte a la aventura sin un objetivo fijo, y sin saber a qué te dedicarás. Antes de emprender, tienes que seguir estos pasos:

 

Buscar inspiración

La inspiración suele llegar cuando menos te lo esperas. Si has decidido basar tu negocio en aquello que te gusta o se te ha dado bien durante toda tu vida, ten bien claro que debes dar con el punto mágico que haga de ti la diferencia.

Por ello, busca la inspiración para crear la mejor de tus ideas y hacer de ellas tu proyecto. Puedes buscarla mientras prácticas yoga o das clases de piano, si adoras realizar una actividad, tienes más probabilidades de que aparezca tu mejor idea mientras la practicas.

Cómo te decía en el punto anterior, es mejor que salgas y busques la inspiración hasta debajo de las piedras, a que te quedes parada esperando a que llegue por arte de magia.

 

Anotar ideas

Aquí no valen excusas. Tienes que anotar todas tus ideas, y tienes que estar preparada para cuando estas aparezcan, ya que suelen venir cuando menos te lo esperas. ¿Cómo? En post-it (yo no los recomiendo porque se pierden en la mesa del escritorio y no los encuentro), en una libreta (las hay monísimas y para llevar en el bolso siempre), una agenda, y existen miles de aplicaciones para el móvil donde puedes apuntar tus ideas.

 

Verificación de ideas

Puede suceder que en alguna ocasión hayas tenido la mejor de las ideas, consigas darle forma y a lo loco la pones a la venta, inviertes en publicidad y ¡Zas! No te has comido un sólo colín con ella.

Por ello es muy importante que verifiques y valides tu idea antes de ponerla en marcha, y te haga perder dinero. Por ello, te recomiendo que la valides con tus seguidores, con personas de tu circulo más cercano y de confianza. Ellas te dirán si tal y cómo la has planteado puede tener algún problema y te ayudarán a solventarlo.

 

Consecución de metas

Al igual que a ti, a mi también me entraron las prisas a la hora de conseguir las metas marcadas cuando inicié mi primer negocio. Y puedo decir que no son buenas. Por ello, para conseguir los objetivos que te has marcado y lograr ser positiva a la hora de comenzar un proyecto, te recomiendo que sigas estos tres sencillos pasos.

 

Objetivos divisibles

Marcar metas divisibles te ayudará a no agobiarte. Si lo piensas bien, tiene su sentido. Pongamos un ejemplo: “Quiero lograr duplicar mi facturación de aquí a fin de año”.

Es un objetivo grande, que se puede dividir. Porque para lograr una mayor facturación, si te dedicas a un proyecto online, deberás trabajar entre otras cosas lo siguiente:

  • Ampliar tu lista de suscriptores
  • Ofrecer contenido de calidad en tu web
  • Trabajar codo con codo junto a otros profesionales de tu sector
  • Cuidar la comunidad que se ha formado entorno a tu proyecto

 

Para conseguirlo, deberás trabajar despacio pero sin pausa en tu proyecto, dividiendo el trabajo en tareas sencillas. Por ejemplo, para ampliar tu lista de suscriptores, deberás ofrecer contenido de valor en tus boletines, ofrecer algo más a los futuros suscriptores y cuidarles. Trabajando en estas áreas, conseguirás aumentar la lista y a la larga, ampliar tu facturación.

 

No ser muy ambicioso

En este sentido, si estás empezando, es mejor que tu objetivo sea duplicar tu facturación (por ejemplo, pasar de ganar 200 a 400€) y que te lleves la sorpresa y consigas incluso superarla (de repente empezar a facturar 600€), que proponerte triplicarla y te quedes facturando lo mismo, ya que esto hará que te sientas muchísimo peor y pienses que tu proyecto no vale la pena.

Por ello, lo mejor es que tus objetivos sean sencillos, alcanzables y superables, sin caer en la ambición. Es mejor tener 100 visitas de calidad, que 2000 que no te ayudan nada.

 

Ir paso a paso

Cómo te comenté al inicio de este apartado, las prisas no son buenas. Proponte unas fechas tope, que sean alcanzables, para lograrlo. Y de ahí, poco a poco a conseguir los demás. No es bueno tener 20 metas a las que llegar y trabajar en ellas sin orden, dejando algunas a medias y olvidadas. Así que ponte manos a la obra, prioriza tus objetivos y ¡A por ello!

 

Validación de negocios

Antes de montar un negocio, tienes que validar tu proyecto. Piénsalo, tener un puesto de castañas asadas en invierno es una maravilla pero en verano, a no ser que se diversifique el negocio, no genera ningún beneficio. Para ello, crea tu plan de negocios, establece tus objetivos y comprueba si hay o no competencia. Si la hay, es que estás en el camino correcto.

¿Por qué es bueno que exista competencia? Porque cuando la hay, significa que tu idea de negocio está validada y puedes ofrecer un servicio complementario, un plus de valor que los otros negocios no están dando. Y esto marcará la diferencia entre tu proyecto y los demás. Recuerda, si alguien acude a tu negocio, es por ti, por tus conocimientos y por lo que ofreces. ¡Valórate!

 

Generar beneficios

Una vez validada la idea y el proyecto, toca generar beneficios. Tienes que trabajar duro en ello. Cómo te indiqué en el ejemplo de más arriba, puede ser difícil triplicar las ventas, pero duplicarlas es más sencillo. Cuida a tu comunidad, a tus clientes y colabora con otros profesionales. Porque cuanto más te conozcan tanto a ti como a tu proyecto, lograrás generar confianza en el mercado y poco a poco las ventas vendrán por si solas. Y recuerda, es mejor vender un servicio ofreciendo calidad, que miles que no digan nada nuevo.

 

Invertir en formación

Apuesto por el aprendizaje. Por no quedarme estancada en mi área y seguir aprendiendo a  medida que van apareciendo novedades. Y estoy segura que tu apuestas por lo mismo. Por ello, invierte en formación, en ampliar tus conocimientos. De esta manera podrás ofrecer un plus a tus clientes y las novedades más innovadoras del mercado.

 

Seguir creciendo

Ahora, es el momento de seguir creciendo. No sólo como persona, sino como la empresaria que eres. Ahora, con tu negocio en camino, ha llegado el momento de ampliar los horizontes y seguir creciendo, incorporando a nuevos profesionales en tu proyecto y buscando nuevos objetivos. Sigue adelante y con la cabeza bien arriba, lo has conseguido y puedes conseguir todo lo que te propongas. ¡Tu lo vales!

 

Es fácil ser positiva cuando inicias un proyecto, sólo tienes que actuar y luchar por ello. - piopialo

Powered by Vcgs-Toolbox

Por último, ¿Crees que me he olvidado de algo? ¿Añadirías algún punto más a la lista? ¿Te animas a seguir siendo positiva junto a mi? ¿Me cuentas en los comentarios en qué área te gustaría que trabajemos el próximo mes?

 

Te encantará:

The following two tabs change content below.
Soy Nika, socióloga, especialista en Ciencias del Trabajo, emprendedora y positiva. Acerco la positividad a diario desde El de Nika, ayudando a mujeres con alta responsabilidad en su trabajo a encontrarse con ellas mismas y a sanar su relación con el entorno laboral y personal desde una visión más positiva de la vida.

¿CANSADA DE TRABAJAR TANTAS HORAS SIN VER LOS RESULTADOS ESPERADOS?

Te regalo mi CURSO GRATIS DE 5 DÍAS para mamás emprendedoras que quieren conciliar su vida personal y profesional sin volverse locas ni renunciar a sus sueños.

¡Bienvenida! Ahora revisa tu correo ;)

Pin It on Pinterest

Share This