Puede que pienses que estoy loca. Yo, la maniática del orden, de establecer prioridades, gestionar el tiempo para aprovecharlo al máximo, centrada siempre en la organización y la productividad ¿verdad?

Puede que incluso te sientas identificada con ese YO que acabo de describir, sobre todo si estás empezando tu emprendimiento o pasas por un periodo de reestructuración y crecimiento del mismo.

Y tranquila, que no me he vuelto loca. Es solo la consecuencia de la evolución de mi negocio y, como no, de mi mentalidad respecto a él y mi calidad de vida soñada.

Sigo planificando y organizando mis tareas por prioridades para dedicar mi tiempo solo a esas actividades que traen abundancia a mi vida y me hacen sentir plena, realizada y feliz.

La diferencia es que ahora lo hago desde la aceptación y el respeto hacia mí misma. He soltado mi vena perfeccionista y exigente para reconectar con mis verdaderas prioridades, objetivos, metas y sueños.

No necesito hacer mil tareas al día y trabajar 10 horas diarias para sentirme realizada y feliz con mi trabajo. En parte, porque mi trabajo es solo una herramienta para mejorar mi calidad de vida y la de los que me rodean, tanto a nivel personal como profesional. Si yo no estoy bien, los demás no están bien.

En el preciso instante en el que noto que el desarrollo de una actividad que me apasiona hace que mi calidad de vida disminuya o me hace sentir desmotivada o desganada, me paro a revisar qué sucede, qué ha cambiado, por qué ya no fluye como antes… Y el motivo suele ser una pequeña evolución o crecimiento de la que no era consciente.

Planificar tu día a día es genial para no caer en la procrastinación y la desidia, pero dejar margen a la improvisación y dejar que tu negocio fluya contigo, también lo es. Son dos piezas de un puzzle que un día descubres que encajan a la perfección y encima te hacen sentir más realizada y en paz contigo misma.

Por eso quiero compartirlo contigo. Me llegan infinidad de correos y mensajes de otras emprendedoras agobiadas porque no consiguen organizarse o cuándo lo consiguen, sienten que no rinden lo suficiente y se siguen autoexigiendo grandes sacrificios para acelerar el proceso…

¿Y cuál es la consecuencia de estas exigencias del tipo que sean? La desmotivación, la frustración, el estrés, la desgana… y en algunos casos, el abandono.

Y no es que tú no valgas para esto, tu idea sea un espanto y abandonar sea tu única opción. El problema suele ser que en realidad no has dedicado tiempo a analizar cuál es tu verdadera misión, tu propósito de vida, aquello que te hace sentir realizada cada día y te permite desarrollar tu máximo potencial, ayudar a otras personas y cumplir tus sueños.

La inseguridad y desconfianza en ti misma, en tus capacidades y tu potencial, tampoco son grandes aliadas en esta empresa de conectar con tus emociones y objetivos reales. Y no es fácil detectar el origen de todas esas dudas para reafirmarte y salir airosa del tema… pero, como siempre, es posible. Siempre hay más de una opción y tú eres quién decide.

¡Haz uso de tu capacidad de elegir! De ese libre albedrío que todas tenemos y tan pocas veces utilizamos porque sentimos que no somos capaces, no somos lo suficientemente buenas, no sabemos lo suficiente… en definitiva, no confiamos en lo que somos capaces de hacer.

Puede que te preguntes qué tiene que ver todo esto con lo que te sugiero en el título de la entrada: destroza tu calendario editorial para encontrar tu ritmo y reconectar con tu creatividad. Muy sencillo. Te explico paso a paso:

 

destroza tu calendario editorial y recupera tu creatividad

SÍNTOMAS DE QUE TE ESTÁS EXIGIENDO DEMASIADO

 

  • Te apuntas a mil y un cursos para reciclarte y formarte, los vas acumulando pero no sueles terminar ninguno. Y mira que te organizas, pero nada, sientes que no eres capaz de dar más de ti.
  • Unos días te levantas fresca como una rosa, con ganas de comerte el mundo, pero es mirar tu agenda… y pierdes toda la energía. Ni con 3 cafés eres capaz de volver a energizarte y ponerte a trabajar dándolo todo.
  • Tu agenda se va llenando de tareas pendientes que pasas de un día a otro y a otro y a otro… tienes algunas del mes pasado que siguen ahí, mirándote con desesperación y haciendo que te sientas muy culpable.
  • Miras tu agenda de ideas y se te ocurren mil artículos para el blog, pero claro, esta semana toca hablar de esto y esto… que no te apetece nada, pero es lo que toca si quieres seguir ese calendario editorial que diseñaste con tanta ilusión.
  • Cuándo surge algún tema del que te encantaría hablar, no puedes. ¡No hay días! Tendrías que escribir un artículo extra esta semana para hablar de ello… ¡y no tienes tiempo! Tu agenda está completa y no puedes con más. Es una pena renunciar a una idea que te apasiona porque tu organización te corta las alas.

 

Y así podríamos seguir un buen rato… pero si has leído con atención y te has sentido identificada con alguna de mis afirmaciones, seguro que ya captas la idea.

La organización no es buena ni mala, es lo que es: una forma de planificar tus acciones para cumplir objetivos. Objetivos que, por otra parte, necesitan ser realistas, coherentes y medibles para poder ser realizados, tal y como vimos en esta entrada sobre gestión del tiempo y prioridades.

Pero la excesiva organización corta las alas a tu creatividad - piopialo . Te has puesto límites tú sola y salirte de ellos, incumplir plazos, improvisar… te hace sentir culpable y pensar que te estás fallando a ti misma.

La culpabilidad y la desmotivación influyen en tu vida personal, lo creas o no, y te hacen pagar tus frustraciones con las personas que te rodean.

Si trabajas en casa, como yo, notarás que esos días en los que el trabajo te sale por las orejas y tienes ganas de quedarte en la cama toda la mañana, estás a la que salta con tu pareja, tus hijos, tus padres… siempre pagamos nuestras frustraciones con nuestro círculo más cercano, sea consciente o inconscientemente.

Por eso es tan importante analizar la raíz del problema, revisar tu proceso de trabajo y descubrir en qué momento la felicidad y motivación dio paso a la frustración y desgana. Si la idea general de tu trabajo online te sigue enamorando, tranquila, todavía puedes recuperarla y reconectar con ella.

 

CÓMO PASAR DE LA ORGANIZACIÓN ESPARTANA A LA ORGANIZACIÓN CREATIVA

 

Asumiendo que exigirte demasiado y frustrarte cuándo no cumples todas tus exigencias te hace sentir infeliz, desmotivada y con ganas de mandarlo todo al garete.

El primer paso para evolucionar y pasar a la siguiente etapa, es aceptar que existe un problema. Si no lo asumes, no hay forma de corregirlo y solucionarlo.

Si tu problema, como el mío, es que sientes que vives agobiada, sin tiempo para disfrutar de esa calidad de vida que era tu objetivo al emprender y que tienes que trabajar horas de más para cumplir tus tareas pendientes… ha llegado el momento de priorizar tareas, eliminar las que sean prescindibles y crear un nuevo sistema más creativo, libre y fluido.

No es que no planifiques nada, mujer. No te quedes con esa idea.

Es solo pasar de 10 tareas importantes al día a solo 2, para dejar margen a imprevistos, descansos y creatividad.

Y pasar de:

Lunes: entrada sobre cómo diseñar una estrategia de marketing emocional sin recursos.

Jueves: entrada sobre cómo crear la identidad visual perfecta para tu proyecto online capaz de conquistar a tus clientes potenciales.

A:

Esta semana voy a:

  • Revisar las entradas más visitadas del blog y las principales dudas de mis redes sociales.
  • Las voy a anotar en esta hoja tan bonita.
  • Voy a ver cuáles se repiten más para saber cuáles son los principales problemas de mi comunidad.
  • Voy a elegir las 2 principales y a escribir sobre ellas de forma clara, comprometida y coherente.
  • Y las voy a publicar y compartir con mi comunidad en esta semana, a no ser que surja otra idea más interesante y que aporte más valor.

 

encuentra tu ritmo y reconecta con tu creatividad

 

Si tienes un negocio dónde la creatividad es tu mayor valor, prueba a hacerlo así las próximas dos semanas y me cuentas los resultados y, sobre todo, cómo te has sentido trabajando de esta manera.

Como ves, mi nuevo sistema no consiste en dejarlo todo en manos de la casualidad y de cómo me levante esa mañana, no.

Yo misma tengo infinidad de entradas en word listas para maquetar y programar. En mis ratitos libres me dejo llevar por mi creatividad y desarrollo esas ideas de la lista sobre las que me apetece escribir y que me hacen sentir inspirada.

Las voy guardando y cuándo veo que surgen dudas relacionadas con esa idea en concreto, la recupero, la reviso, hago las actualizaciones necesarias y la programo para esa semana.

¿Ves? Esto no va de trabajar sobre la marcha, sino de adaptar las circunstancias que te rodean a ti, no de adaptarte tú a las circunstancias de forma obligatoria.

 

Y SI TENGO UN EQUIPO DE COLABORADORES ¿CÓMO LO ORGANIZO?

 

Te cuento cómo lo he hecho yo desde el principio (incluso antes de aplicármelo a mí misma de forma consciente):

 

  • Dándoles libertad para elegir el día que quieren publicar: solo pido que lo marquen el mes anterior en el calendario compartido para poder organizarme en base a sus elecciones.
  • Dándoles libertad para escribir sobre lo que les apetezca: siempre que encaje en la temática que han elegido, claro. Por ejemplo, Nika, que habla sobre positivismo y mentalidad emprendedora desde esa perspectiva, no escribe sobre marketing en redes sociales o cómo diseñar una identidad visual sexy.
  • Dándoles la posibilidad de no publicar un mes si no pueden o no se sienten inspirados: avisándome antes, claro, para intentar cubrir ese día con una de mis ideas recopiladas a la espera de ser publicadas.
  • Dándoles la posibilidad de intercambiar sus días entre ellos: gracias a nuestro grupo de whatsapp la comunicación es mucho más fluida y cada uno de ellos publica cuándo puede o se siente inspirado, sin obligación, solo porque así lo ha elegido.

 

Y los resultados de este sistema puedes verlos en el blog. Este mismo sistema de organización creativa y fluida lo utilizo también para los post colaborativos puntuales.

Me llegan ideas super interesantes por email que voy archivando y publicando en base a las necesidades y consultas que llegan por correo o redes sociales.

La idea es crear un sistema fluido, capaz de evolucionar conmigo y lo que mi comunidad necesita más en cada momento.

Y esto, con un calendario editorial cerrado y restrictivo, como el que utilizaba yo antes… no es compatible ¿no crees?

Pero no me entiendas mal, no quiero decir que no me haya ido bien con mi antiguo sistema de publicaciones ¡al contrario! El blog ha crecido mucho y tengo una cantidad de entradas de valor publicadas estupenda. Ahora mismo hay ya 783 entradas publicadas desde enero de 2013 que abrí el blog.

Es solo que llega un momento en el que tienes que poner límites para no perder la ilusión y reconectar de nuevo con esos sueños que dieron lugar a la creación de tu proyecto online.

Y si, como yo, emprendiste para liberarte, ser más feliz y diseñar la vida de tus sueños para disfrutar de tiempo libre de calidad, anímate y prueba este nuevo método que, por otra parte, tampoco es ninguna novedad ni algo rarísimo que nadie esté haciendo.

De hecho, buscando información para crear esta entrada, encontré esta otra de Víctor Campuzano, al que admiro muchísimo, hablando sobre las diferencias entre trabajar con un calendario editorial o basándote en unos principios editoriales: haz click aquí para leerla. ¡Y es del 2015! Así que, como ves, no es ninguna cosa nueva que me haya sacado yo de la manga porque sí.

 

controla tu calendario editorial

 

RECUERDA: Tu tiempo es tu mayor valor, tu decides en qué actividades lo inviertes y en cuáles no. Pero no dejes que la forma en que planificas tus actividades, corte las alas de tu creatividad. Después de todo, esa creatividad es la que nos permite seguir aportando información y contenido de gran valor e interés para nuestra comunidad.

Y ahora dime ¿qué opinas de este sistema creativo? ¿te animas a probarlo? ¿o te va de maravilla con tu calendario editorial programado y de momento no necesitas hacerlo pedazos? ¡Cuéntame!

 

Te encantará:

The following two tabs change content below.
Mamá, emprendedora y bloguera a tiempo completo. Ayudo a otras mujeres y madres soñadoras a emprender un negocio online de éxito para encontrar el equilibrio entre su vida personal y profesional.

Pin It on Pinterest

Share This

COMPAGINA TU VIDA PERSONAL Y PROFESIONAL

CURSO-GUÍA GRATIS DE 5 DÍAS PARA MAMÁS EMPRENDEDORAS

¡Bienvenida! Ahora revisa tu correo ;)