Cuando decides emprender, puedes encontrarte con muchos obstáculos en el camino: la administración, falta de profesionalidad de algún proveedor o problemas con los clientes. En el artículo de hoy aprenderemos juntas a diferenciar un cliente potencial de uno tóxico y cómo mejorar tu calidad de vida, siempre desde el punto de vista del positivismo.

Cómo diferenciar un cliente potencial de uno tóxico

¿Qué tipos de clientes existen?

Para empezar, definiré los 5 tipos más comunes de clientes que nos podemos encontrar en el mundo de los negocios, ya sea online u offline.

 

Cliente por casualidad

Son aquellos clientes que no te conocen previamente y tras visitar tu web o centro de trabajo, adquieren un producto o servicio. Ejemplo: cuando abren una nueva tienda en el barrio y entras a “cotillear” y te acabas llevando un producto.

 

Cliente esporádico

Es aquel que compra tus productos o servicios de forma puntual a lo largo del tiempo. Ejemplo: aquel que de vez en cuando pasa por tu tienda y compra ese producto que le gusta, pero puede comprarlo en cualquier otro establecimiento.

 

Cliente potencial

Son los llamados futuros clientes, que adoran tus servicios o productos y en cualquier momento se convertirá en consumidor.

 

Cliente fidelizado

El cliente que nunca se pierde tus nuevos lanzamientos, prueba todo y te recomienda por doquier.

 

Cliente problemático o tóxico

Aquellos clientes que adquieren un producto o te contratan para determinado servicio, y nunca están contentos, te rebaten todo, buscan tu inestabilidad y no tienen realmente claro que es lo que buscan.

 

¿Cómo diferenciar un cliente potencial de uno tóxico?

 

Para diferenciarlo, sólo hay que ver su forma de actuar.

Un cliente que verdaderamente está interesado en tu negocio, te pregunta sin buscar “el lado oculto” de tu negocio, ya sea un servicio de asesoría, una prenda de ropa o un curso online. Buscan conocer si tu vas a darle la solución, y conociendo la competitividad que hay hoy en día, es comprensible que busquen lo que más se ajuste a su necesidad.

Cuando un cliente, incluso antes de contratarte, empieza a poner en duda tu profesionalidad, es mejor dejarle marchar. Aunque cuando se está empezando, y necesitas pagar facturas, estás tan cegado que cedes y acabas prestando ese servicio.

Quiero hacer una aclaración: que un cliente esté descontento por algo puntual, no tiene por qué ser tóxico. Tenemos que ser coherentes y cuando vendemos algo, saber qué es lo que vendemos y que tanto tu como empresaria como tu cliente, tenéis un compromiso.

Para que lo veas claro, te voy a poner un ejemplo real de un cliente descontento a nivel puntual:

Es posible que si contratas un servicio de limpieza diario, pueda darse el caso que la persona que lo realice se ponga mala y no de preaviso a la empresa para que cubra el puesto. Es un imprevisto que puede suceder, por lo que el cliente estará descontento porque no se ha prestado el servicio, por lo que tu debes dar una solución inmediata para solventarlo.

Un cliente tóxico será el que te contrata sin especificar algunos detalles, que exige soluciones inmediatas sin ceder ni tener empatia por la persona que está enfrente, que es el interlocutor de la empresa. También puede ser un cliente que exige sin dar nada a cambio, incluso aquellos que se olvidan de pagar las facturas pero quieren un servicio impoluto.

Todos tenemos derecho de exigir, pero si el cliente no cumple, tampoco tiene derecho a exigir. - piopialo

Powered by Vcgs-Toolbox

 

¿Cómo afecta a mi negocio un cliente tóxico?

 

Un cliente tóxico puede ser cómo un “troll” de internet, algo molesto, aunque si se lleva “medianamente bien” se puede convivir con él. Pero también puede arruinar tu negocio e incluso, tu credibilidad.

Si no se sabe gestionar ni detectar a tiempo, un cliente tóxico puede llevarte a la ruina. - piopialo

Powered by Vcgs-Toolbox

 

Y ahora, nos vamos a poner serias y te voy a hablar en calidad de empresaria. Cuando veas un cliente que duda demasiado, que quiere muchísima más información, que te da largas a la hora de pagar, o no te coge el teléfono, huye.

Es preferible perder un cliente en el proceso de conversión que perder dinero o el negocio entero. Porque seamos claras, muchos nos intentan regatear, nos dediquemos a lo que nos dediquemos, y si ya de por si los margenes que las empresas tienen a día de hoy son mínimos, imaginaos… Es preferible que no te contraten porque no les bajas los 5€ en el presupuesto inicial, que no cobrar ni un sólo céntimo.

 

Te voy a contar algo sobre un cliente tóxico que arruinó mi primera empresa…

Hace varios años, nos contrató un centro de negocios para prestar el servicio de limpieza. Se veía un cliente potencial, que nos había contratado un servicio “muy bueno” aparentemente.

Y digo aparentemente porque, a pesar que el abono de la factura era mensual a través de transferencia, pasado el primer mes, no hicieron el pago. Les llamábamos y nada, no respondían. Volvíamos a llamar y nunca estaba la persona de contacto, o cuando lográbamos hablar con el departamento de contabilidad, daban largas.

Pasados seis meses, decidimos cortar el servicio unilateralmente por incumplimiento de contrato. Resulta que estaban en quiebra técnica y nos habían contratado para presentarte en un concurso de acreedores. Nosotros no vimos ni un sólo céntimo.

Desde entonces, nunca más. Por inexperiencia estuvimos aguantando y aguantando, pero en cuanto vemos que pasa un mes, si no responden, prefiero perder un servicio que perder mi negocio.

 

¿Puede afectar a mi calidad de vida?

 

Si, por supuesto. Cuando un cliente tóxico se instala en tu cartera de clientes, ya sea online u offline, buscará sacarle la puntilla a todo, que te desubiques, e incluso llegando a limites insospechados, cómo puede ser hacer contratar tus servicios para que pierdas los estribos y tu positividad.

Porque seamos claras, cuando alguien te contrata para estar constantemente poniendo en duda tu profesionalidad y saber hacer, si estás en una época más baja, en la que dudas de todo, puede hacerte perder la confianza en ti misma y tu proyecto.

 

¿Qué puedo hacer para detectarlo a tiempo?

A veces, cómo en el ejemplo que te comenté antes, no se puede ver simplemente en una reunión o por e-mail.

Por ello, si tienes un negocio offline y prestas servicios con el abono de facturas a mes vencido, asegúrate que sea un cliente solvente antes de firmar el contrato. Existen ficheros en los que se puede comprobar si un cliente debe dinero a alguna empresa (los ficheros de morosos, cómo los que tienen los bancos y las compañías de teléfono, que siempre antes de hacer alguna operación comprueban y si no pasas el primer filtro, no te dan ni para pipas). Eso tienes que hacer tu para no salir perjudicada.

Si tienes un negocio online, te recomiendo que cobres por adelantado. Puedes tener una política de devoluciones, pero que no te toreen. Que no se aprovechen de ti ni de tu saber hacer.

Asegúrate siempre que es una persona que confía plenamente en ti, en el servicio que ofreces y aprende a decir NO. Cuando veas algo que no te gusta, déjalo ir. Es preferible. Te lo aseguro.

 

5 tips para que un cliente tóxico no afecte en tu calidad de vida

Por último, te voy a dar 5 tips para que un cliente tóxico no arruine tu positividad, que tienen que ver más contigo misma que con ellos, porque sinceramente, si tu no mantienes tu positividad, es posible que se pueda arruinar con múltiples factores: clientes tóxicos, carga de trabajo o falta de autoestima.

5 tips para que un cliente tóxico no afecte en tu calidad de vida

 

Cree en tu proyecto al 1000%

Si no confías en tu proyecto, es posible que se acerque a tu negocio personas que tampoco crean en él y busquen rebajas o que se lo des gratis, sobre todo si es a nivel online. Tienes que creer en lo que haces y en lo que sabes hacer. Si tienes credenciales, muestralas. No hay nada peor en esta vida, que lanzarse a emprender sin saber qué es lo que se quiere y sin confiar ciegamente en el proyecto.

 

Busca a tu cliente ideal

Este tip nos lo podría dar perfectamente Celia, y es que por mucho que busquemos emprender, sin un cliente ideal, es muy complicado salir adelante, sobre todo a nivel online. ¡No te detengas ahora! Ponte manos a la obra, define a tu cliente ideal y ve a por él.

 

No regales tu trabajo

Por nada en el mundo se te ocurra regalar tu trabajo. En serio, te lo digo de verdad. Si quieres hacerlo, allá tu. Si buscas ser un referente en tu nicho de mercado, no regales tu trabajo, no te bajes los pantalones con la subida del IPC y no des un presupuesto por debajo de precio, sólo para conseguir más clientes. En ti está ser un profesional low cost o alguien respetado, o lo que es lo mismo, tener clientes que solo te buscan por ser “el más barato” y para salir del paso, o que tus clientes tengan un verdadero interés en tus servicios.

 

Disfruta de lo que te apasiona

Si trabajas de tu pasión, disfruta de ello y hazlo sin presión. Si empiezas a perder la motivación por tu trabajo, si te pides más a ti misma de lo que puedes dar y te está empezando a pasar factura, toma un descanso y medita bien si quieres seguir adelante con ello, o prefieres finalizar la etapa. Porque tienes que disfrutar con lo que haces, y si te ves muy saturada, aprender a delegar y seguir adelante con tu idea. ¿O prefieres ser la emprendedora más rica del cementerio?

 

Ten calidad de vida

Si has decidido emprender, y lo haces online, seguramente has decidido hacerlo para pasar más tiempo junto a tu familia o poder viajar. Para tener calidad de vida, tienes que crear un negocio sólido, rentable y confiar en ti misma y en tu equipo. Por ello, además de trabajar en los cuatro puntos anteriores, medita bien cómo quieres disfrutar de tu tiempo libre, si quieres que sea de calidad o si has emprendido para ser esclava de tu negocio.

Porque ser autónoma no tiene por qué significar ser esclava de las facturas y los impuestos a pagar. Y tener un negocio propio, que vayas a timar a los demás. Todos necesitamos comer. Todos necesitamos trabajar. Pero también necesitamos que nuestros clientes sean personas que confíen en nuestro saber hacer, que sean honestas y no nos quieran engañar.

 

Por último, ¿Añadirías algún tip más? ¿Crees que un cliente tóxico se puede convertir en potencial o siempre seguirá siendo tóxico? ¿Has tenido alguna experiencia con clientes tóxicos? ¿Cómo la salvaste? ¡Cuéntala en los comentarios y hagamos debate!

Te encantará:

The following two tabs change content below.
Soy Nika, socióloga, especialista en Ciencias del Trabajo, emprendedora y positiva. Acerco la positividad a diario desde El de Nika, ayudando a mujeres con alta responsabilidad en su trabajo a encontrarse con ellas mismas y a sanar su relación con el entorno laboral y personal desde una visión más positiva de la vida.

¿CANSADA DE TRABAJAR TANTAS HORAS SIN VER LOS RESULTADOS ESPERADOS?

Te regalo mi CURSO GRATIS DE 5 DÍAS para mamás emprendedoras que quieren conciliar su vida personal y profesional sin volverse locas ni renunciar a sus sueños.

¡Bienvenida! Ahora revisa tu correo ;)

Pin It on Pinterest

Share This