Hola!

Mi nombre es Aisha y aunque aquí en El perro de papel me conocéis como autora del blog Elai the Blogger, también tengo otro blog de cocina  en el cual practico el arte de la fotografía.

Cuando comencé con mi blog de cocina sólo disponía de mis ganas de comenzar y de una cámara digital compacta. Un horror!! En serio!!

Durante muchos meses me conformé con ello (lo que hace la inexperiencia… y la poca pasta, para qué vamos a negarlo) pero llegó un momento que quería… que necesitaba… más.

Había hecho un par de cursos de fotografía a los que no había podido sacar todo el partido que podría, debido a que no disponía de una cámara réflex. Y esto, unido al hecho de pasarme horas mirando otros blogs de fotografía culinaria, fue lo que me llevó a tomar la decisión de comprarme una cámara “con cara y ojos”.

Cuando te sumerges en el mundo de la fotografía culinaria, de producto, o incluso de stock photo, ni te imaginas la de cosas que crees que vas a necesitar… La lista crece y crece y con ello el agobio; a no ser que seas Rockefeller, claro, pero entonces no estarías aquí leyéndome.

Por eso te voy a hacer una lista, coherente con los tiempos de crisis en los que vivimos, que puede ayudarte a tomar decisiones.

La cámara y objetivo

Aquí no hay opción. Desde mi punto de vista y experiencia ha de ser una réflex. Da igual que sea la más sencilla, o la más cara. Pero que sea una cámara réflex.

Cuando me decidí a comprar la mía me vi sumergida en toda una ola de información que casi acaba con mi cordura… En serio! Porque ya que haces el gasto, quieres que sea lo mejor posible y que luego no te acabes tirando de los pelos.

Aquí te voy a hablar sólo de dos marcas, Canon y Nikon. ¿Por qué? Pues porque son las más conocidas y las que estuve mirando cuando di el paso de comprar la mía.

¿Qué me hizo decantarme por Canon? Pues sinceramente, el precio del objetivo que tuve que comprar después.

Una cosa que descubrí cuando inicié el periplo de comprar la cámara fue que hay dos opciones:

– Sólo el cuerpo (sin objetivo)
– Cuerpo + objetivo (puede ser uno básico u otro un poquito mejor, pero ello influye en el precio final).

Yo compré la mía con objetivo básico, más que nada para hacer fotos luego fuera de casa, cuando salgo con mi marido y mi hija, o voy de viaje. Pero para la foto culinaria, de producto y stock photo, vas a necesitar otro tipo de objetivo.

Para comenzar, el más barato y que da buenos resultados es el 50mm 1.8. El de Canon cuesta unos 100 euros y el de Nikon, bastante más. Fue por eso que decidí comprarme una réflex Canon.

Y dentro de Canon o Nikon, ¿qué cámara te compras? Pues en el caso de Canon yo compré la más sencilla la EOS 1100D. Y para Nikon, la similar sería la D3200.

Te aseguro que si no eres un experto en fotografía, con ambas puedes hacer buenas fotos y aprender con ellas. Luego si la economía te lo permite y sigues adelante siempre puedes comprar una mejor…. O comprar mejores objetivos, como por ejemplo el 50mm 1.4.

El resumen de este apartado sería: cámara réflex +  objetivo 50mm 1.8, es la inversión mínima.

Luz

Eterno dilema. ¿Luz natural o luz artificial? Ambas, pero la artificial sólo si la dominas.

A pesar de lo que dicen, se pueden hacer fotos espectaculares con luz artificial (vamos, que las ves y ni te darías cuenta de que no es luz natural). Pero eso sólo lo puede hacer quien domine la luz artificial.

Como la gran mayoría disponemos de poco espacio (las luces ocupan bastante sitio) y poco dinero, te diré que tires de luz natural. Yo vivo en Holanda y lo consigo, eso sí, me veo muchas veces cocinando platos a las 10 de la mañana (en invierno).

En caso de que tengas que fotografiar de noche sólo un consejo: aquí sí que no valen inventos caseros. Compra luces profesionales para fotografía. Aunque sean las más sencillas, pero que sean especiales para fotografía.

Difusores, reflectores y bloqueadores

Aquí sí, ¡imaginación al poder!

Como difusor puedes utilizar una sábana vieja (o no tan vieja) pero que sea blanca. También puedes comprar unas cortinas de esas baratas que venden prefabricadas y cosidas.

Para reflectores tienes varias opciones, cartulinas blancas, cartón pluma, papel de aluminio, porexpán.

Yo tengo un cartón pluma que por un lado lo dejé con el color blanco original y por el otro lado lo forré con papel de aluminio. También tengo un trozo grande de porexpán que es blanco y sirve como reflector y uno de esos reflectores de color plateado que se ponen en los parabrisas de los coches cuando hace mucho sol.

Como bloqueador puedes utilizar una tela negra, o los bloqueadores negros que se ponen en las ventanillas de los coches (eso sí, que no sea con dibujitos de Winnie de Pooh). También puedes usar cartulinas negras, o hacer apaños como el mío: un lado del porexpán pintado de negro. También puedes pintar de negro una de las caras del cartón pluma.

Otra cosa que necesitarás para aguantar estos elementos son unas pinzas de las que se utilizan para el bricolaje, aunque a veces también he utilizado pinzas de la ropa.

Bases y fondos

Aquí también puedes echar mano de cosas que tengas por casa, o compradas en oferta.

Las bases:

– Maderas: tengo dos tableros y cada cara está pintada de un color, por lo que en total son cuatro fondos. Intenta darle doble uso a tus bases, siempre que sea posible.
– Un tablero forrado con papel plastificado imitación mármol.
– Bandejas de horno.
– Telas.
– Para stock foto es imprescindible un fondo blando inmaculado… es un “must”.
– Cartulinas

Los fondos:

– Las mismas maderas utilizadas de base las puedes usar de fondo.
– Bandejas de horno.
– Telas.
– Cartulinas.
– Papel de pared: yo he comprado algún rollo en tiendas de segunda mano. Por 1 euro tienes un rollo de papel enorme que puedes ir reponiendo si se te estropea.

El trípode

No por ser el último el menos importante. El trípode te será necesario si eres (como yo) de las que se les suele mover la cámara al disparar. Yo lo recomiendo para toda foto de producto, a no ser que tengas pulso de cirujano cardiovascular. Aunque también he de decir que conozco como mínimo una fotógrafa que no lo utiliza… y me corroe la envidia sana por dentro 🙂

Como ves hay que hacer una inversión mínima, pero no tienes porqué morir en el intento. Puedes hacerte con lo básico y poco a poco ir ampliando tus accesorios.

El mes que viene nos vemos otra vez.

Besos!

AISHA

Soy diseñadora gráfica de Elai de Blogger.

Mi interés es el diseño de blogs, Photoshop, Lightroom y todo lo que te pueda hacer la vida más fácil como blogger.



Suscríbete a mis entradas por email para no perderte nada


Tu Correo:

♥ Las recibirás en tu bandeja de entrada el mismo día que sean publicadas ♥

Te encantará:

The following two tabs change content below.

Celia

Diseñadora, Mentora y Formadora Online at El Perro de Papel
Mamá y emprendedora a tiempo completo. Ayudo a otras mujeres y madres soñadoras a emprender un negocio online de éxito para conciliar su vida personal y profesional.Si este artículo te ha gustado, sigue aprendiendo conmigo en mi reto gratis de 14 días para conectar con tu mejor versión CLICK AQUÍ.Y AQUÍ tienes mi curso premium para mamás emprendedoras que quieren hacer realidad su idea genial, mano a mano, conmigo.¡Que tengas un feliz día, soñadora!

Pin It on Pinterest

Share This

¿CANSADA DE TRABAJAR TANTAS HORAS SIN VER LOS RESULTADOS ESPERADOS?

Te regalo mi CURSO GRATIS DE 5 DÍAS para mamás emprendedoras que quieren conciliar su vida personal y profesional sin volverse locas ni renunciar a sus sueños.

¡Bienvenida! Ahora revisa tu correo ;)