Si eres emprendedora te habrás planteado si crear o no un blog para dar visibilidad a tu proyecto. Te presento cuatro preguntas que te ayudarán a averiguar si este es tu momento de comenzar uno y cómo de preparada estás.

Buenas, lectoras de El Perro de Papel. Soy María, de Salto en Digital y me estreno como colaboradora en este espacio (gracias Celia). Como podéis ver por la foto vengo dispuesta a contaros los más oscuros secretos del arte de bloguear y cómo convertirlo en una herramienta más de tu trabajo como emprendedora. En realidad, no hay nada oscuro en lo que os voy a contar ;), lo que pretendo es contaros cómo crecer como bloggers en un mundo éste un tanto saturado a la vez que disfrutamos por el camino.

Como emprendedora, una vez que tienes ya la idea de tu proyecto y comienzas a dar los primeros pasos para conseguirlo, seguro que te has planteado si necesitas tener una web y crear un blog, ¿me equivoco? No voy a ser yo la que te diga que no los necesitas (de qué viviría si no ;)).

Está claro que estás apostando por esa idea que un día tuviste y que ganas y pasión no te faltan. Pero es más que probable que te encuentres con que no tienes claro por dónde comenzar. Definir tu idea, a tu público objetivo, encontrar tu diferenciación, difusión, promoción, networking… Suena estresante. También depende de los recursos y el tiempo que le puedas dedicar. ¿Trabajas por cuenta ajena aún? ¿Tienes obligaciones personales? ¿Cuánto tiempo y dinero puedes invertir?

Y llega el día en que te planteas si crear un blog o no. Si la respuesta es sí, lo primero que te pasa por la cabeza es CÓMO. ¿Cómo se hace? ¿Qué necesito? ¿Cómo me lo guiso yo sola?

Así que en este primer post quería hablaros de las cuestiones que yo planteo siempre a quién me pregunta que cómo se crea un blog (así, en plan gallego) y que te ayudarán a saber si es tu momento o no de dar el paso y crear el tuyo propio.

Preguntas que te ayudarán a decidir si este es tu momento de crear un blog

 

¿Cuál es tu por qué?

¿Qué quieres conseguir? Plantéate el objetivo que esperas obtener con tu blog. ¿Quieres un blog porque todo el mundo tiene uno? Mal. ¿Porque la competencia lo tiene? Fatal. Bloguear te va a llevar mucho más tiempo del que te imaginas (a no ser que pagues a alguien que escriba por ti, en cuyo caso va a consumir parte de tus recursos) así que necesitas tener claro la razón por la que quieres comenzar uno.

Algunas de las razones por las que se suele abrir un blog son:

  • Conseguir más visibilidad para tu negocio: no quiero detenerme mucho en esto, pero un blog te ayuda a posicionarte dentro de Google. Piensa que son nuevos artículos en los que puedes incluir algunas de tus palabras clave y a las arañas de los buscadores les gusta esto de que una web se actualice de forma periódica. Lo principal, es que puedes exponer en Internet tu trabajo, demostrar tus habilidades y posicionarte como un experto dentro de tu nicho con lo que vas a generar confianza en tus lectores que podrán convertirse en clientes en el futuro.
  • Por el placer de escribir: eres un alma inquieta que necesita desahogarse y contar su vida, sus experiencias, lo que come, los libros que lee o quieres conectar con otras almas inquietas como tú. No buscas convertirlo en tu medio de vida (ya trabajas por otro lado).
  • Para ganar dinero: quieres que tu pasión se convierta en tu medio de vida y no te avergüenza reconocerlo. Te vuelve loca la moda por ejemplo, y quieres convertirte en una egoblogger a la que las marcas inviten a los desfiles y regalen bolsos. Miles de seguidores a los que les gustan tus outfits diarios y siguen tus consejos sobre moda. Posts patrocinados e incluso diseñar tu propia línea de bikinis en el futuro. Convertirte en la nueva Isasaweis.
  • Para escribir un libro: muchas editoriales prefieren ahora ofrecer oportunidades a blogueros a la hora de escribir un libro. Cuentan con cientos de miles de seguidores, posibles futuros compradores de ese libro en cuestión. ¿Quién no ha visto libros de recetas de tal o tal blog? Así que si tu sueño es escribir un libro, puede ayudarte mucho ir haciéndote conocido en la red.

Sea cual sea tu por qué, lo importante es que tengas una razón de peso por la que quieras comenzar un blog. Una razón que sea tu motor para sentarte cada semana a escribir, para buscar nuevos puntos de vista y profundizar en el tema del que quieras hablar, para contestar comentarios y promover tu contenido en redes sociales. Normalmente si eres emprendedora, la tuya será la primera. En cuyo caso, tu blog será una de las herramientas que uses para dar a conocer tu negocio, para conectar con tu comunidad y por qué no, pasar un buen rato mientras escribes.

¿Sobre qué vas a escribir?

Un blog necesita de una periodicidad, no vale escribir 5 veces un mes para estar desaparecida los dos siguientes. Primero, por lo que te comentaba antes de las arañas de los buscadores y segundo, porque tienes que ofrecer una imagen de profesionalidad que genere confianza en tus lectores o es muy probable que te abandonen. Tienes que encontrar un tema del que vayas a poder escribir con cierta periodicidad, sobre todo si lo ligas a tu negocio. Voy a ayudarte con esto: coge papel y boli y haz una lista de temas sobre los que podrías escribir. Apunta todo lo que se te ocurra y que esté relacionado con tu proyecto, claro. No pienses que es un ejercicio fútil, te servirá más adelante para elaborar tu calendario de contenidos. Con tu lista terminada crea diferentes categorías y agrupa tus ideas dentro de esos temas.

Según expertos en marketing de contenidos, el contenido de calidad es aquel que nos es útil, nos entretiene, nos enseña algo o nos inspira. Así que vuelve a repasar tu listado y elimina todas aquellas ideas que no cumplan estos requisitos. No tienen por qué cumplirlos todos, con uno solo es suficiente.

Ahora ya tienes un listado de ideas dividido por temáticas y que responden a uno de los requisitos de contenido de calidad que puedes organizar en un calendario y que te permitirá cumplir tu objetivo de escribir, por ejemplo, una vez cada semana.

Otro truco más: puedes ordenar ese listado de temas según tus campañas de venta o estacionales para ayudarte a conseguir tus objetivos comerciales.

¿Cuál será la diferenciación y estilo de tu blog?

Si has investigado un poco tu nicho de mercado, habrás comprobado que la competencia ya tiene un blog. Blogs sobre marketing digital, crecimiento personal, maternidad, DIYs, educación, animales, belleza o cocina hay a patadas. Una buena forma de encontrar esa diferenciación y estilo propio es escribir para tu cliente ideal. Cada post que escribas imagínate que lo estás haciendo para ese público objetivo, el que definiste cuando comenzabas a dar forma a tu proyecto.

Otra manera de diferenciarte es con tu estilo personal. ¿Vas a incluir el humor? ¿Dirigirte de tú a tú a tus lectoras? Un blog permite que escribas de manera más distendida, como si lo hicieras para una amiga. No es obligatorio usar un tono formal ni nada de eso. Necesitas encontrar tu estilo personal, uno con el que te sientas cómoda y que no suene forzado.

Tendrás lectores si ofreces un contenido de calidad que cumpla algunos de los requisitos que te contaba en el punto anterior. Tendrás seguidores cuando conectes con ellos a nivel emocional y se convertirán en clientes cuando les convenzas de que vas a ayudarles a resolver alguno de sus problemas.

¿Con qué recursos cuentas?

Tu principal recurso y necesidad a la hora de tener un blog es el tiempo que vas a tener que invertir. Para escribir la propia entrada, corregirla, buscar o crear materiales y difundirla a través de las redes sociales o mediante publicidad. Piensa que es algo que vas a tener que hacer cada semana (o más dependiendo de la periodicidad que hayas elegido) por lo que tienes que contar con ese tiempo siempre. Por no hablar de los recursos económicos que puedes invertir si te decides a publicitar tu blog o tienes que comprar fotografías de un banco de imágenes, utilizar una plataforma gratuita o de pago, comprar un dominio y una plantilla o contratar a un diseñador. Los gastos aumentan poco a poco.

Si has reflexionado sobre estos cuatro puntos y has escrito tu listado de ideas, habrás llegado a la conclusión por ti misma de si ahora es el momento adecuado en tu proyecto de comenzar a escribir un blog. Pero no te desanimes si piensas que no cuentas con todos los recursos que te gustaría, tu listado de temas no es lo suficientemente largo (te recomiendo que leas el siguiente artículo cuando te falte inspiración) o tu diferenciación no te parece suficiente. Lo importante es tener un objetivo claro que nos ayude a sortear las pequeñas dificultades que nos surjan y nos sirva de motor para seguir adelante.

Con tus ganas y pasión ya tienes parte del camino recorrido. Ahora empieza el trabajo duro, búscate una red de apoyo (EmprendeLove está genial) y si tienes cualquier duda sobre cómo comenzar un blog o sobre blogging en general, puedes dejarme un comentario en esta entrada.

Los blogs, igual que las personas y nuestros proyectos evolucionan con el tiempo. Tienes derecho a empezar, equivocarte, continuar y cambiar.

 

Te encantará:

The following two tabs change content below.
¡Hola! Soy María, y se me da fatal describirme en pocas palabras 🙂 Periodista, contadora de historias, madre, experta y loca en redes sociales. Ahora mismo ayudo a otros emprendedores a crear una estrategia de contenidos y a difundirla en redes sociales.

Pin It on Pinterest

Share This

COMPAGINA TU VIDA PERSONAL Y PROFESIONAL

CURSO-GUÍA GRATIS DE 5 DÍAS PARA MAMÁS EMPRENDEDORAS

¡Bienvenida! Ahora revisa tu correo ;)